Páginas vistas en total

jueves, 27 de diciembre de 2012

La Gripe hace su aparición. Qué debemos saber de ella.


¿Que es la Gripe?
La gripe es una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias causada por un virus. Entre sus características más importantes está su elevada capacidad de transmisión de una persona a otra. Se presenta generalmente en invierno y de una forma epidémica (predominantemente en los meses de noviembre a marzo).
La fuente de la infección está constituida por las personas enfermas. La transmisión se produce fundamentalmente por vía aérea mediante gotitas que son originadas al hablar, toser o estornudar por la persona enferma. El virus entra en la nariz, garganta o pulmones de una persona y comienza a multiplicarse causando los síntomas de la gripe.
Las personas enfermas son capaces de transmitir la enfermedad desde un día antes del comienzo de los síntomas hasta unos 3 a 7 días después del comienzo de la enfermedad.
El cuadro clínico inicial típico suele comenzar de forma brusca con fiebre y escalofríos, acompañados de dolor de cabeza, congestión nasal, molestias de garganta, malestar general, dolores musculares, pérdida de apetito y tos seca.
La fiebre y los dolores musculares suelen durar de 3 a 5 días y la congestión y la falta de energía puede durar hasta 2 semanas.
La mayoría de las personas se recuperan en una o dos semanas, pero en algunos casos pueden desarrollarse complicaciones. La gripe puede revestir más gravedad en personas mayores, sobre todo a partir de los 65 años y en personas que padecen enfermedades crónicas.
Las complicaciones de la gripe son predominantemente respiratorias: neumonías, bronquitis, sinusitis u otitis. Puede haber también deshidratación y empeoramiento de enfermedades crónicas preexistentes como diabetes, asma o problemas cardiacos.
El diagnostico de la gripe suele ser clínico, al detectarse un caso con signos y síntomas compatibles con gripe dentro de un contexto adecuado (temporada gripal, casos de gripe cercanos al paciente…).
El tratamiento de la gripe suele ir enfocado a tratar los síntomas que la enfermedad produce.
Consejos en caso de padecer gripe:

·         Descansar
·         Beber abundantes líquido
·         Evitar el consumo de alcohol o tabaco
·         Tomar medicación que mejore los síntomas de la gripe (como medicamentos para bajar la fiebre…)
·         La gripe está causada por un virus, así que los antibióticos no mejoran los síntomas no aceleran la curación.

La vacunación contra la gripe es el método más eficaz para prevenir la gripe.
La vacunación se recomienda fundamentalmente para las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones en caso de padecer la gripe y para las personas en contacto con estos grupos de alto riesgo ya que pueden transmitírsela.
1. Personas de edad mayor o igual a 65 años. Se hará especial énfasis en aquellas personas que conviven en instituciones cerradas.
2. Personas menores de 65 años que presentan un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe:
·         Niños/as (mayores de 6 meses) y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares (excluyendo hipertensión arterial aislada) o pulmonares, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma.
·         Niños/as (mayores de 6 meses) y adultos con:
o    enfermedades metabólicas, incluida diabetes mellitus.
o    obesidad mórbida (índice de masa corporal ≥ 40 en adultos, ≥ 35 en adolescentes o ≥ 3 DS en la infancia).
o    insuficiencia renal.
o    hemoglobinopatías y anemias.
o    asplenia.
o    enfermedad hepática crónica.
o    enfermedades neuromusculares graves.
o    inmunosupresión, incluida la originada por la infección de VIH o por fármacos o en los receptores de trasplantes.
o    implante coclear o en espera del mismo.
o    trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva: síndrome de Down, demencias y otras.
·         En este grupo se hará un especial énfasis en aquellas personas que precisen seguimiento médico periódico o que hayan sido hospitalizadas en el año precedente.
·         Residentes en instituciones cerradas, de cualquier edad a partir de 6 meses, que padezcan procesos crónicos.
·         Niños/as y adolescentes, de 6 meses a 18 años, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetil salicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe.
·         Mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación.
3. Personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones:
·         Trabajadores de los centros sanitarios, tanto de atención primaria como especializada y hospitalaria; pública y privada. Se hará especial énfasis en aquellos profesionales que atienden a pacientes de algunos de los grupos de alto riesgo anteriormente descritos.
·         Personas que por su ocupación trabajan en instituciones geriátricas o en centros de atención a enfermos crónicos, especialmente los que tengan contacto continuo con personas vulnerables.
·         Personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o ancianos.
·         Personas que conviven en el hogar, incluidos niños/as, con otras que pertenecen a algunos de los grupos de alto riesgo, por su condición clínica especial (citados en el punto 2).
4. Otros grupos en los que se recomienda la vacunación:
·         Personas que trabajan en servicios públicos esenciales, con especial énfasis en los siguientes subgrupos:
o    Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, con dependencia nacional, autonómica o local.
o    Bomberos
o    Servicios de protección civil.
o    Personas que trabajan en los servicios de emergencia sanitarias.
o    Trabajadores de instituciones penitenciarias y de otros centros de internamiento por resolución judicial. 
·         Personas que, por su ocupación, pueden estar en contacto con aves con sospecha o confirmación de infección por virus de gripe aviar altamente patogénico, especialmente:
o    las personas que están directamente involucradas en las tareas de control y erradicación de los brotes (destrucción de los animales muertos, limpieza y desinfección de las áreas infectadas).
o    las personas que viven y/o trabajan en granjas de aves donde se han notificado brotes, o se sospecha su existencia.
Esta recomendación deberá actualizarse en función de las evidencias epidemiológicas sobre el patrón de presentación y difusión de la infección por virus de gripe aviar.
En España, en todas las Comunidades Autónomas las campañas de vacunación se inician a mediados de septiembre y mediados de octubre. La vacuna comienza a hacer efecto aproximadamente a las dos semanas de su aplicación, por lo que conviene no demorarse en la vacunación.
Para más Información:

Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.

http://www.msps.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/gripe/gripe.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario